Acción y Reacción

12 octubre, 2011 § Deja un comentario

En los últimos tiempos, exacerbado pero no creado por la crisis económica, un abundante coro de tertulianos y pensadores armoniza sus mal templadas voces para poner en solfa, con las doctrinas socialistas o comunistas de toda orientación junto a anarquistas de distinta laya, cualquier elemento de negación del liberalismo y la sociedad de mercado, que quieren estación de destino del curso de la historia.  Amedrentados o ensoberbecidos, la cuestión es lo de menos, confunden sus deseos con la realidad y obligan a los más acendrados críticos del marxismo o del socialismo en general a señalar la dimensión  de su antagonista, junto a la cual los enanos de tertulia no proyectan sombra alguna. Reitero la precisa afirmación del gran reaccionario que ha sido Nicolás Gómez Dávila:  Las escorias pueriles abundan en el pensamiento reaccionario, mientras la llama marxista no lo acendra.

Algunos vendedores de periódicos de habla parsimoniosa publican gruesos volúmenes de periodismo retrospectivo, que quieren hacer pasar por historia, tan sólo para hacer valer lo que otros reducían a dos palabras: la puerca multitud. La respuesta adecuada a estos descalificaciones, vanamente eruditas, no puede ser la consabida: “Mientras vuestras mercedes… se llenan la andorga en fuentes llenas de los más delicados manjares, nosotros, con nuestra numerosa recua de puercos, nos afanamos desde que sale el sol hasta que se pone, en obtener los medios de subsistencia, recogiendo unas cuantas bellotas” (Mensaje al honorable Edmund Burke, de la puerca multitud 1793)

La respuesta a semejante error, cuyo peligro extremo no constatan, ha de seguir una vía más noble.

“Esto no supone levantar los cargos que pesan sobre algunos jacobinos ingleses por sus concepciones doctrinarias y su superficial experimentalismo moral, cuya expresión más notable se encuentra en el volumen tercero de Excursión de Wordsworth. Suelen ser vicios frecuentes en la izquierda. Paine tuvo poco sentido histórico, su visión de la naturaleza humana era simple y su optimismo (“No creo que la monarquía y la aristocracia duren más de siete años en los países ilustrados de Europa”) aburre a una mentalidad del siglo XX. Pero la reacción acaecida en nuestro tiempo contra la interpretación liberal (whig) y marxista de la historia ha sido tan grande, que algunos estudiosos han propalado un grotesco reverso de los roles histórios: los perseguidos son vistos como perseguidores de la opresión, y los opresores como víctimas de la persecución. Y así hemos sido llevados a pasar de una opinión a otra sobre verdades por otra parte muy simples” (E. P. Thompson)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Acción y Reacción en A Día de Hoy.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: