Ni nobleza, ni utilidad: humildad.

1 diciembre, 2011 § Deja un comentario

Crecientemente persuadido de que una filosofía sólo adquiere valor mediante su subordinación a la teología y de que, de otro modo, necesariamente pierde su nervio metafísico pudiendo ser suplantada por sucedáneos ideológicos que – de un modo u otro – sirven a arriesgadas apoteosis. Por lo mismo, cada día más lejos de la exaltación de la contemplación luminosa del sabio y de la productividad degradante del pragmático.

El oscuro paganismo antiguo se mueve, como muestra su sentido de la paideia, en una atmósfera menos infecta que el desorden contemporáneo cuya ubicua idea de utilidad, así como el llamado perfil profesional de los estudios superiores, delata continuamente la reducción de la educación a formación profesional. Estamos lejos de cualquier determinación del Sentido pese a que damos por resuelta esta cuestión fundamental. Bajo el hundimiento que significa la apoteosis del proceso de producción-consumo queda un horroroso hueco metafísico que hace resonar un patético eco cada vez que se pulsa el corazón del hombre moderno.

No deja de ser cierto, con todo, que en la noble ociosidad y la pacífica nada del pagano está, larvada, la agitación sin sentido del ciudadano consumidor de nuestra oclocracia.

“En la Política y en la Ética a Nicómaco, Aristóteles elabora la teoría que era sólo una alusión muy indirecta en la Retórica. En estos tres tratados, el Estagirita consagra largos análisis a la vida de ocio: es la situación moral y social más opuesta a las que la retórica y los géneros oratorios postulan. Se da por supuesto que ese ocio nada tiene en común con el goce que renueva las energías del trabajador manual o el esclavo. La actividad cívica es de un orden superior, es liberal. Y, sin embargo, todo el edificio en que adquiere su sentido y que a su vez sostiene, las pasiones y los discursos que la ocupan, son rodeos que no engañan al filósofo, aunque no se digne quitarles su poder ilusorio: el estado natural a que aspira la sociedad humana es el ocio y la paz, el fin natural del hombre es el reposo contemplativo, y todos los rodeos de la política buscan, aunque sea perversamente, ese estado y ese fin naturales. Por eso la educación, si bien se supone que debe preparar a los ciudadanos a la vida política, tiene primero que dar entrada a las Musas, las cuales, a su vez, preparan la vida auténtica, la del ocio y el placer:

“Ese placer – escribe Aristóteles – no se concibe de igual manera, sino que cada cual lo determina según él mismo y sus propias disposiciones. El hombre mejor saca de ello un placer mejor, fruto de las más bellas acciones. Así pues, evidentemente, es también preciso, habida cuenta del tiempo de ocio (scholé) pasado en nobles diversiones, aprender cosas y recibir una educación (paideia): y las materias de esa educación y de esa instrucción deben ser fines en sí mismas, mientras que las que preparan a una vida de trabajo (ascholia) deben considerarse necesarias y encaminadas a otros fines”

Y añade, oponiendo la música a las artes evidentemente útiles, ligadas al trabajo o a la acción:

“Su utilidad resulta del hecho de ser un medio de pasar noblemente el tiempo placenteramente, razón manifiesta por la cual se la usa: está considerada como un noble pasatiempo de los hombres libres” »

(M. Fumaroli)

Pero esa nobleza y su pasatiempo, por noble que se lo quiera, resultan como la diversión brutal y el grueso utilitarismo actual: sencillamente intrascendentes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Ni nobleza, ni utilidad: humildad. en A Día de Hoy.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: