De Utilitate Essendi (2)

29 enero, 2012 § Deja un comentario

“Cuando todo hombre cuente con lo necesario, el pan y el libro, ya nos importará poco el reparto del lujo” (Ch. Péguy)

Tratando de acceder a una idea de trabajo que permita superar el sinsentido del utilitarismo moderno, ante cuyo límite histórico me parece que nos encontramos, cabe reconsiderar la divina agenda semanal. De algún modo lo hacía meses atrás al volver sobre la cuestión teológica relativa al determinante que Le llevara a trasponer lo posible en  real: “Acto de un Bien que ya no tiene ningún bien por adquirir”.

Vuelvo en este trazo sobre el asunto, únicamente para señalar la urgente necesidad de alguna forma de trabajo, de algún modo análoga al acto divino. Una emergencia, manifiesta en la terrible soledad y aislamiento de los trabajadores de las actuales sociedades super-productivas, efecto directo de la moderna descomposición de la comunidad, el peor resultado del desarrollo de la sociedad de mercado y la movilización total del trabajo que involucra. Ese grado  límite de aislamiento se presenta como extrema realización del individuo substante, incapaz de toda comunicación: ególatra solitario y triste, incapaz de entender el sentido de una entrega gratuita que sólo busca comunicar la propia realidad.

El ya mentado libro de Jordi Llovet me llevó por el siguiente camino y como lo anoté días atrás lo dejo: los studia humanitatis, aunque crecidos en atmósfera urbana, servían a un fin cuya trascendencia estaba lejos de la mera utilidad económica, sin embargo contenían, en su misma posición humanista, una reacción contraria a la metafísica de los estudios teológicos o canónicos de las universidades del tiempo. Este humanismo conduce sin paradoja, pese a las apariencias, al deísmo; antesala del ateísmo.

En efecto, la utilidad de las Humanidades remitía a la educación de los ciudadanos y, por tanto, al gobierno de la república. El problema radica en esta orientación meramente política o civil de las Humanidades frente a la orientación estrictamente metapolítica característica de la filosofía teológica o metafísica. Carece esta filosofía metafísica de semejante utilidad civil, a la que en cuanto positiva podríamos llamar ideológica. La metafísica teológica presenta el problema – propio de toda teología – de resultar en exceso dialéctica y propiamente negativa.

Las Humanidades sólo ofrecen un horizonte a la idea de una utilitas essendi en la atmósfera, saturada de religiosidad, en que amanecieron; en su llamado renacimiento. En buena medida, sin embargo, contribuyeron a enrarecer la atmósfera misma en que alentaron. ¿Cómo habrían de prosperar hoy en un ambiente irrespirable?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo De Utilitate Essendi (2) en A Día de Hoy.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: