Mendokusai. El Imperio de la Nada.

27 febrero, 2012 § Deja un comentario

La terrible incomunicación y soledad que se está desencadenando cae sobre Japón con especial violencia, el extremo oriente padece las más elevadas tasas de suicidio,  pero es un fenómeno  universal.  El vendaval sopla desde el fondo del medievo y esto es más difícil de atisbar, porque requiere una amplia erudición. Pero nadie puede negar ya la actual potencia de este huracán de mala sombra.Y hay, pese a todo, en la comprensión y/o la compasión, alguna razón para la esperanza.

El Imperio de los SinSexo.

Anuncios

I don´t speak

19 febrero, 2012 § 1 comentario

Se prevé en un plazo breve la íntegra transformación de los colegios públicos al llamado bilingüismo: el gran fetiche que fascina a los consumidores del servicio público de educación y obnubila a los clientes de las empresas privadas del sector. Se señala incluso un plazo próximo, 2014, como término del tránsito al bilingüismo universal en la educación primaria. Se contratan crecientemente profesores, ¡preferentemente  irlandeses!, que imparten materias diversas en la lengua imperial: ciencias naturales, historia o matemática…. en su magnífico inglés materno o nativo. La historia de España se comunica en inglés y no parece lejano el momento en que la literatura española se conozca en sus magníficas traducciones inglesas.

No puedo dejar de sentir una profunda melancolía derivada de mi posición todavía liminar, que constata a la vez que nuestra ruina indudable también su importante dimensión. Hispano América ha sido entregada y sobre la metrópoli avanzan los ejércitos pacíficos y angloparlantes de los docentes que colonizan la nueva provincia. La “troika” nos dirige la palabra en inglés, que es también la lengua en que comunican sus decisiones alemanes y franceses.

Fascina escuchar la lengua franca de la nueva sociedad universal plenamente realizada, oir el acento sajón del hablante pulido y neo-urbano, que nos contempla como paisanos sin experiencia del mundo-todo, provincianos en nuestro arruinado idioma – que supone ruina a sus hablantes irredimibles -. Frente al cosmopolita también nuestro español resulta la lengua de una vieja comunidad, condenada a su conservación folklórica, acaso de interés antropológico o cultural. Quizás el planeta se ordena por Asia o frente a Asia y de ahí la reducción al inglés, que acompaña esta polarización. No puedo dejar de recordar que todavía su última guerra mundial no fue – estrictamente – la nuestra,  y que el género humano que hablaba español  se supo alternativa a su viejo nuevo orden. Pero el nacido tras la hecatombe (Bretton Woods I y II, Welfare state…) nos mantiene hoy extasiados ante el impecable fascinum lingüístico y su maravillosa potencia. Potencia pura incapaz de acercarnos a Chaucer o a Chesterton, a Shakespeare o a Purcell, pero que nos sacará – en cualquier caso – de nuestra mísera condición provinciana.

Lejos están los tiempos en que Ortega podía despreciar la estupidez de un hombre declarándole tonto políglota, imbécil en cinco idiomas. Sólo en el inglés parece haber salvación. Desde la colonia ibérica sólo podemos agradecer que nos enseñen, con la lengua, la verdadera doctrina.

Cristiana Cifuentes

14 febrero, 2012 § Deja un comentario

Nolite conformari huic saeculo sed reformamini in novitate sensus vestri ut probetis quae sit voluntas Dei bona et placens et perfecta
(S. Pablo)
No queráis adaptaros a este siglo, sino reformad en novedad vuestros sentimientos  para que experimentéis cuál es la voluntad de Dios, buena y deleitante y perfecta (S. Pablo- traducción de Alfonso Muñoz)

Siempre me ha resultado difícil concebir la posibilidad misma de la democracia cristiana, cuyo origen entre nosotros se encuentra en el proyecto político de D. Ángel Herrera. La razón se encuentra en la constitución metapolítica de una Iglesia cristiana, que sólo dialécticamente puede conjugarse con la acción política. La evangélica exigencia de perfección sólo tiene sentido a la luz del horizonte metahistórico del Reino de Dios. Esto no significa que el cristiano haya de dar la espalda a toda decisión política, antes al contrario habría de afrontarlas todas, arrostrarlas y contradecirlas siempre, pero no a todas del mismo modo.

Estar a la altura de la exigencia de perfección sólo es posible en el sentido escondido bajo la dialéctica metapolítica-merapolítica. Sólo el que se niega a aceptar lo dado, lo que comprende la realidad o actualidad en que se incluye, y puja constantemente por acuñarlo con las aristas secantes del arquetipo, afirma una aspiración de perfección. Aspirante en todos los sentidos: pneumático o espiritual pero también aprendiz, ineficaz, infecto.

En la misma Iglesia es difícil hallar cristianos, puede que se encuentre alguno en el Partido Popular, pero resulta ridículo que partido político alguno pretenda nombrarse cristiano. No creo que sea este el sentido en que la delegada del gobierno en Madrid, de nombre Cristina, pretende sustituir “cristiano” por “occidental” o “europeo” en la “ponencia social” de su partido meramente político.

Por otra parte todo aspirante, todo cristiano, debiera pensar continuamente en el sentido que tenga el acto secularizado de “votar”.

Hellas

12 febrero, 2012 § Deja un comentario

La dialéctica abstracta entre tensión y presión ha servido para definir la conjugación entre stásis y pólemos, al menos desde Tucídides.  En cualquier caso la discordia supone, en su relativa proporción, un caso de guerra, así como la recíproca. Pero aquí la abstracción se reduce a la dimensión de nuestro carácter.

El completo silencio al respecto, de nuestros medios de formación de masas, resulta ya clamoroso. Recojámonos. Hay que disponerse a ocupar posiciones.

La Nueva y la Vieja Europa

9 febrero, 2012 § Deja un comentario

“La verdad es persona” N. Gómez Dávila

El levantamiento de una metafísica, que sólo puede erigirse sobre el pluralismo materialista, es una condición para la subsistencia real de Europa, más allá de su fantasmática presencia moderna. Si Europa se realizara, señalando su lugar en el mundo, sería únicamente porque ha sido capaz de elevar una metafísica capaz de sobrepujar los más de tres siglos de Crítica racionalista y sus sucesivas transformaciones. Semejante metafísica exigiría una conmoción planetaria. Así pues, esa posibilidad lógica no puede hacerse efectiva de ningún modo. La reducción tecnoeconómica de toda dimensión trascendente o sobrenatural arrastra, si no supone, las estrechísimas contracciones (neurológico-genética,  etológico-técnica) de todo orden antropológico: religioso, estético, metafísico-moral.

Europa carece de Espíritu de Cruzada porque éste no tiene sentido si no es conjugado a un hondo Espíritu de Misión. La Nueva Europa es impotente, aunque juega a hacer valer su mera riqueza económica – también relativamente menguante – sobre la herencia arruinada de la Vieja Europa. Esquivar el cristianismo viejo es dar la espalda a la única salida. Es cierto, sin embargo, que no puede restaurarse nada, sino que hay que construir – aunque a partir de vestigios – según los órdenes de una difícil metafísica que, alimentada por “los huevos de Basilisco del materialismo” (Schopenhauer) y por las obras oscuras de las ciencias,  cuente con la potencia metabólica de la vieja teología. Sólo el Dios verdadero puede ayudarnos.

De Utilitate Essendi (3)

6 febrero, 2012 § Deja un comentario

“Finis conditionis rei sive rerum conditarum principialior est Dei gloria sive bonitas quam creaturae utilitas. Sicut enim patet Proverbiorum decimo sexto: Universa propter semetipsum operatus est Dominus; sed non propter suam utilitatem vel indigentiam quia Psalmus (XV.2): Dixi Domino, Deus meus es tu, quioniam bonorum meorum non eges: ergo propter suam gloriam; non, inquam, propter gloriam augendam, sed propter gloriam manifestandam et propter gloriam suam comunicandam, in cuijus manifestatione et participatione attenditur summa utilitas creaturae, videlicet ejus glorificatio sive beatificatio”  (S. Buenaventura)

“La finalidad de la creación de una cosa o de las cosas fundadas es antes la gloria o belleza de Dios que la utilidad de la creatura. Como, en efecto, queda claro en el libro décimo sexto de los Proverbios: por causa de sí mismo ha creado Dios las cosas todas, no por utilidad suya o por necesidad, pues el Salmo( XV.2) dice: “He dicho al Señor, tu eres mi Dios, porque no tienes necesidad de mis bienes”. Luego por su propia gloria; No, afirmo, no por una gloria que deba ser aumentada, sino por una gloria propia que debe manifestarse y debe ser comunicada, en cuya manifestación y participación está dispuesta la mayor utilidad de la creatura, a saber: la glorificación o beatificación de Él. (S. Buenaventura. Traducción de Alfonso Muñoz.)

¿Dónde estoy?

Actualmente estás viendo los archivos para febrero, 2012 en A Día de Hoy.