Hábitos de estameña.

13 marzo, 2012 § Deja un comentario

La constitución semiótica de la realidad humana hace del hábito (hexis) un elemento fundamental de su naturaleza. Significante cuyo sentido y significado delata la índole del portador, que se esfuerza por significarse, por dejar claro quién es.  Cuando la propia entidad alcanza cierta dimensión el hábito puede descargarse de signos espurios. Esto sucede sólo – ahora y siempre – en los menos de los casos. Hay dos hábitos de muy distinta naturaleza, pero que parecen ser medios de significación especialmente puros: la bebida y el vestido.

“En las reuniones aristocráticas se había impuesto la costumbre de beber vino, incluso en los más fríos y brumosos confines de la cristiandad. La avidez por los tejidos preciosos gobernaba las actitudes económicas de la nobleza hasta el punto que los príncipes del siglo XIII, para impedir que sus vasallos se arruinasen, limitaron por ordenanza el número y la calidad de los vestidos que estaba permitido adquirir anualmente en los distintos niveles de la alta sociedad. Estas leyes suntuarias son significativas, pero lo es más todavía la vulgarización progresiva de estos ornamentos, cuyo empleo penetró en las capas menos elevadas de la sociedad, se afirmó poco a poco en las costumbres de los hidalgos rurales, de los patricios de las ciudades, e incluso entre los simples campesinos.” (G. Duby)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Hábitos de estameña. en A Día de Hoy.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: