Anécdota común y cotidiana.

9 abril, 2012 § 2 comentarios

“Que cada uno anote por escrito las actividades y movimientos de su alma, como si fuera a darlos a conocer a los demás” (Atanasio. Vida de Antonio 924B)

Trasteo entre papeles poco antes de irme a dormir. Súbitamente un ruido que me sobresalta, el vecino ha movido un mueble o dejado caer algún peso. Inmediatamente la voz de mi hijo asustado que me llama. Entro corriendo en su habitación y le tranquilizo. Me pide que me quede unos minutos junto a él. Yo, que soy menos que nada, soy toda su protección y su descanso. Ahora el aterrorizado soy yo.

Anuncios

§ 2 respuestas a Anécdota común y cotidiana.

  • N dice:

    Que él no note que también tienes miedos.
    N

  • Daniel dice:

    Lástima que no pueda darse cuenta, todavía, de que todos tenemos miedos (de hecho creo que son parte esencial de nuestra identidad, al menos porque sirven para diferenciarnos unos de otros…). Así podría valorar tu valentía (que nada significa sin el miedo vencido) y además sería menos grave la decepción cuando lo descubra de golpe…
    Es uno de mis miedos: pronto sabrá que papá no es el más fuerte, ni el más poderoso, ni el más valiente… (aunque probablemente tampoco sea el más tonto como quizás creerá cuando sea adolescente…)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Anécdota común y cotidiana. en A Día de Hoy.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: