Auctoritas Nova.

26 septiembre, 2012 § Deja un comentario

La sociedad universal en trance de realización se ha dotado, en un proceso de larga duración cuya semilla puede hallarse ya en el siglo XII, de una estructura político-económica de alcance global que busca trascender las naciones políticas que habrían sido únicamente su última fase. La nueva megalópolis se encarna en institutos o agencias al cargo de la  preservación del equilibrio político-económico mundial (hay quien dice post-westfaliano) o – lo que es lo mismo – del “justo desequilibrio” según sus intereses, exactamente mensurables. Sus agentes, clérigos del falso dios visten de terno negro y están dotados de la más reciente tecnología de la información (hay intención de confundir en llamarlas tecnologías de la comunicación). FMI o BM – transfigurados en los 70 a partir de su forma restringida bajo el primer sistema de Bretton Woods – son sólo el rostro visible de una potencia escondida.

“Incluso los profesores de Administración de empresas explican esta historia a sus alumnos. La transnacional “es el mayor motor de aprendizaje de la historia de la humanidad”. Pasar de “competir con la autoridad del Estado-nación” a convertirse en un “motor de productividad”, ese es el futuro. “Guste o no, la empresa multinacional es un actor político”. La mitad de la doble crítica que hace George Soros al capitalismo global está dedicada a los mercados financieros mundiales, la otra mitad a la “creciente dominación sobre las economías nacionales” de las transnacionales y la “penetración de los valores de mercado en ámbitos a los tradicionalmente no pertenecen”. “. (John Ralston Saul)

La sociedad (universal) no puede oponerse a la poderosa autoridad del mercado universal porque, con regulaciones o sin ellas, es sólo su más íntimo fruto. La escondida potencia confunde a su críticos del modo más pleno cuando estos creen vislumbrar una reorganización comunitaria análoga a la de la vieja Cristiandad. Esa analogía no pasa de ser una ridícula metáfora. Así Hedley Bull quiere ver en la articulación del mercado financiero a escala mundial, junto con la expansión transnacional de las grandes corporaciones, un “equivalente moderno y secular del tipo de organización política universal que existió en la crsitiandad occidental en la Edad Media”. Ni la menor idea de lo que habla. La nueva Autoridad universal es la precisa inversión de aquella morfología extraordinaria. De ahí la confusión que induce en cabezas sin entraña.

Anuncios

Etiquetado:, ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Auctoritas Nova. en A Día de Hoy.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: