Gestión total

22 enero, 2013 § 2 comentarios

Siguiendo con las notas relativas a la situación del management contemporáneo. Entresaco algunas notas alusivas en una importante obra de Z. Bauman: Comunidad. Estas notas, que he decidido subsumir en la categoría de Management, quieren servir únicamente para establecer referencias o señales en el camino del estudio del problema.

“Según la versión del drama de la gran desvinculación que ofrece Daniel Cohen, economista de la Sorbona, la función de la empresa ya no es guiar, regular y controlar a sus empleados, ahora es al revés: compete a los empleados probar su capacidad, demostrar que aportan valores de los que carecen otros empleados. En una curiosa inversión del modelo de relación capitalista-trabajador de Karl Marx, en la que los capitalistas pagaban únicamente para que se reprodujera la capacidad de trabajar de los obreros, su “fuerza de trabajo”, pero exigían un trabajo muy superior a su gasto, las actuales empresas pagan a los empleados por el tiempo que se les exige trabajar para la compañía, pero reivindican todas sus demás capacidades, toda su vida y toda su personalidad. “ (Z. Bauman. Comunidad.)

La oscura alusión de R. Sprenger en su “El mito de la motivación” al modo en que la empresa ha decidido acoger y gestionar (dos verbos difícilmente coordinables) la vida familiar del trabajador da idea de la seriedad del esfuerzo.

Anuncios

Etiquetado:, , , ,

§ 2 respuestas a Gestión total

  • Daniel dice:

    Es el diferente nivel de implicación de la gallina y el cerdo en unos huevos con bacon…
    Se repite sin cesar en formaciones, seminarios y demás rituales entre “managers” “el cerdo está realmente implicado, la gallina a lo sumo motivada”. Y se repite siempre con una sonrisa que intenta ocultar el alcance que el que la pronuncia intenta dar a la metáfora…. Ironía, cinismo, inspiración…. Yo no debo de encontrar la interpretación oportuna porque se me hiela la sonrisa cada vez que lo oigo.

    • Escoliasta dice:

      No soy ingenuo. Conservo sin embargo alguna esperanza de que la risa ante la nota del gracioso no sea masiva. Si lo fuera nada habría que añadir, sino ponerse en guardia. Mientras tú estés entre los presentes, mantendré la esperanza y sostendré la conversación. De otro modo me gustaría helarle al gracioso la sangre y convertirlo en parte implicada. Recuerdo unas palabras de Léon Bloy que dejé por aquí hace tiempo:
      “El rico es un animal inexorable que estamos obligados a detener con una hoz o un paquete de metralla en el vientre… Es intolerable para la razón que un hombre nazca ahíto de bienes y otro nazca en el fondo de un agujero para estiércol. El Verbo de Dios nació en un establo, por odio del Mundo. Los niños lo saben, y todos los sofismas de los demonios nada cambiarán en ese misterio de que el goce del rico tenga por substancia el Dolor del pobre. Cuando esto no se comprende se es un estúpido en su tiempo y por toda le eternidad – ¡Un estúpido para toda la eternidad!-
      ¡Ah, si los ricos modernos fueran auténticos paganos, idólatras declarados, nada habría que decir. Su primer deber sería, evidentemente, aplastar a los débiles y el de los débiles sería reventarles a su vez, cuando se les presentara la ocasión. Pero quieren ser católicos pese a todo, y católicos a carta cabal. ¡Pretenden ocultar sus ídolos hasta en las Llagas adorables!…
      Kolding. Dinamarca. Enero 1900. (La sangre del pobre. Léon Bloy)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Gestión total en A Día de Hoy.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: