Hay que volver al campo

30 enero, 2013 § Deja un comentario

La consigna de cabecera, como la muy conocida “tres acres y una vaca”, procede de G. K. Chesterton. Yo no dejo de repetirla.  Posee una nota naïf  muy acorde, por lo demás, con este príncipe de la inocencia. Pero como la inocencia misma tiene una potencia incalculable.  Por mi parte, no tengo la menor duda: volveremos al campo, como tarde o temprano volvemos a la tierra. Tengo que confesar, sin embargo, mi hondo temor y mi melancólica certeza de que, como el regreso a la tierra, nuestra vuelta al campo sólo resulte posible, resultando entonces real, muy tarde. Tras una verdadera crisis de extinción, capaz de esconder dolores de parto.

Entretanto algunos gestos heróicos de valor ejemplar, seguirán pareciéndonos simplemente inocentes o ingenuos: incalculables. El signo de su potencia es el malestar que producen en la piel del Leviatán.

Fiat Farm

The Masons

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Hay que volver al campo en A Día de Hoy.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: