Michel Foucault 1926-1984

29 marzo, 2013 § Deja un comentario

He hallado casualmente un viejo programa del canal Arte, en que se vuelve sobre la figura de M. Foucault. No puedo estimar qué valor tiene y lo dejo aquí, acaso juzgarán algunos que me conocen, por mero fetichismo. Por el gusto sospechoso de escuchar la voz o captar el gesto de una figura admirada, desde luego, en otro tiempo; pero también en cierto modo admirada hoy. Lo primero que llama la atención es la mutación sufrida en los últimos veinte años: el lenguaje resulta anacrónico, ilegible, signos de otro orden. Pero sigue pareciéndome que Foucault representó una supervivencia real de la vieja filosofía francesa (Canguilhem, Hyppolite…) antes de volcarse en una  forma de escribir y de hablar que me es enteramente ajena. Tiene algo de un homenaje reflexivo y de evocación biográfica y melancólica.

 

Decrecimiento.

28 marzo, 2013 § Deja un comentario

El discurso que vienen sosteniendo desde hace años Carlos Taibo o Serge Latouche, entre otros, tiene muchas aristas. Pero es imprescindible atenderlo ,como es imprescindible atender el viejo marxismo. Hay que verter este discurso en el crisol del pensamiento antimoderno. Repito el viejo aforismo magistral: “Las escorias pueriles abundan en el pensamiento reaccionario, mientras la llama marxista no lo acendra” (Nicolás G. Dávila)

Germanismo afilosófico

25 marzo, 2013 § Deja un comentario

Me llama la atención – supongo que los comisionados de la lucha contra el adoctrinamiento habrán tomado nota ya hace tiempo – que este ilustre señor D. Vann presente una doctrina tan ligada al paisaje o a la tierra, junto a su preferencia por un inglés ancestral por el que viaja la savia germánica.  Donde dice “savia” podría decirse “sangre”. En fin Blut und Boden.  Sin ser tan metafísico como Melville, a Vann sólo le faltaría ser mucho más positivo. Supongo que la comisión ha tomado nota de la labor doctrinaria del sobresaliente escritor, cuyo valor literario desconozco.  Lo cierto es que, por la breve noticia, despierta en mí un notable interés. ¿Publicarlo aquí no será, acaso, un gesto que busca esconder mi natural doctrinario?.

Señores de la Realidad.

25 marzo, 2013 § Deja un comentario

En el arrebato de lucidez que caracteriza la vida diaria del jovencito, al parecer letrado o semiculto,  que paga su cuota a las Nuevas Generaciones de cualquier partido político y, en el caso presente, del Partido Popular, no podía faltar la meditada y honda defensa de su libertad de expresión. Su magnífica capacidad de expresión – que se entiende como potencia de expeler o expulsión con constante expolición (1) de bagatelas y muy peligrosas simplicidades que, sin embargo,  siempre caen del mismo lado – les ha llevado ahora a sugerir, entre los jóvenes alumnos cuya conciencia les preocupa “como no podía ser de otro modo”, la denuncia de docentes que les adoctrinen.  Han abierto una comisión virtual – como corresponde a estos Señores de la Realidad – con página web donde administrarán las denuncias que reciban de parte de las conciencias alerta de los jóvenes alumnos, víctimas de adoctrinamiento.

Aguardo ahora la publicación por la sociedad editorial de las Nuevas Generaciones del Partido, de la verdadera y santa doctrina nunca antes manifiesta, del joven Platón, la auténtica y nunca enmendada versión del luminoso Santo Tomás, o la muy cierta lectura del texto canónico y única interpretación homologada por la alta comisión de jovencitos letrados del punto de vista de K. Marx sobre la moderna historia del mundo. Por no hablar de la expectativa creada entre el público lector que aguarda, por fin, la definitiva comprensión de las causas últimas – antes jamás señaladas – de nuestra última guerra civil.

Todo aquel que quiera escapar del adoctrinamiento para alcanzar el luminoso brillo de la auténtica verdad, diríjase a la Comisión abierta por los verdaderos Señores (aunque jóvenes) de la Realidad.

Comisión de los Señores de la Realidad

(1) f. Ret. Figura que consiste en repetir un mismo pensamiento con distintas formas, o en acumular varios que vengan a decir lo mismo, aunque no sean enteramente iguales, para reforzar o exornar la expresión de aquello que se quiere dar a entender.

Was bedeutet Deutschland?

22 marzo, 2013 § Deja un comentario

Suele resumirse el sentido del marxismo en el tópico que conjuga socialismo francés, economía política inglesa y metafísica alemana.  El tópico podría formularse de un  modo más esclarecedor:  (Estado) Absolutismo político francés, (Mercado) Comercio inglés y (Sociedad) Metafísica alemana. Pero el nihilismo más profundo procede de la invariable metafísica alemana: la metafísica de la modernidad depara a Alemania su indeseable lugar en el mundo.

A este respecto Marx es únicamente un  acendrado filósofo alemán. En efecto, mucho se ha escrito sobre la huella idealista (Feuerbach mediante) en la obra de Marx. En todo caso, si la filosofía marxista no es idealista, Hegel parece que pudo ser el más estricto marxista:

“Fue un mérito reservado a nuestro tiempo el reivindicar como propiedad del hombre, al menos en teoría, los tesoros que han sido desperdiciados en el cielo. Pero, ¿qué siglo tendrá la fuerza de hacer valer prácticamente este derecho y de asegurar esa propiedad?” (G. W. F. Hegel)

Parece que, en un tiempo o en otro, es alemana la fuerza de hacer valer prácticamente semejante derecho. ¿Alienta en Alemania el espíritu de la modernidad?.

Tiqqun (2)

20 marzo, 2013 § Deja un comentario

Interés de la obra: aforismos de enorme valor junto a consignas “actualizadas”. SE quiere alternativa al texto y al autor. No puedo asumirlo porque entiendo que sólo el más hondo pensamiento reaccionario sirve a la resistencia. A veces se aproxima, pero el mismo formato es excesivamente sugestivo. Si hubiera de interpretar alguno de sus aforismos: ¿no perdería buena parte de su público rebelde de radicales jovencitas?. Hay que reconocerle potencia a su resentimiento y cierta calidad literaria, como manifiesta la expresión misma “teoría de la jovencita”.

De acuerdo enteramente en ocasiones, estaría enfrentado finalmente a esa sombra que se llama Tiqqun. Un ejemplo:

“La jovencita querría que la simple palabra “amor” no implicase el proyecto de destruir esta sociedad” (p. 42)

Tiqqun. (Primer paso)

20 marzo, 2013 § Deja un comentario

Estoy leyendo: Tiqqun. “Primeros materiales para una teoría de la jovencita. Seguido de Hombres-máquina: modo de empleo” (Acuarela & A. Machado. Madrid. 2012). En principio otro efecto francés del ya viejo artefacto post. Esconde, sin embargo, un giro del mayor interés. Profundamente ambivalente como toda la ultra-crítica de los últimos veinte años.

“Al investir a los jóvenes y a las mujeres de un absurdo plusvalor simbólico, al hacer de ellos exclusivos portadores de dos saberes esotéricos propios de la nueva organización social – el del consumo y el de la seducción – el Espectáculo ha libertado sin duda a los esclavos, pero los ha libertado EN CUANTO ESCLAVOS” (p. 29)

¿Dónde estoy?

Actualmente estás viendo los archivos para marzo, 2013 en A Día de Hoy.