Críticos e hipercríticos.

1 mayo, 2013 § Deja un comentario

Como ya he mostrado aquí, tengo cierta tendencia a juzgar positivamente la obra y la figura de Michel Foucault (1926-1984). Pero no me encuentro entre los fascinados a los que se les presenta como fuente de su hipercrítica, prolongación francesa de su  (in)comprensión de ese Nietzsche que conciben como fuente oracular de la más radical crítica de la ontoteología que, al parecer, subyace a la historia de occidente, como profeta de una emancipación creadora y otras lindezas por el estilo. Tampoco me encuentro, sin embargo, entre los que contemplan al escritor francés como un pobre diablo perdido en su mala literatura, alambicada expresión de los elegantes pensadores parisinos del post-horizonte.

Michel Foucault  podrá responder – aquí o allí, en un momento u otro de su vida y de su obra – a esas imágenes. No me interesan los reclamos del mercado editorial, las fantasías  ininteligibles, ni los sueños infantiles de los adultos (aunque me encantan los sueños de los niños). Sería de interés alcanzar alguna comprensión del modo en que se ha elaborado el halo de ensoñación que envuelve su obra, alguna comprensión del mecanismo por el que  ésta  se presta a esa operación de fascinación elegante para  semicultos y letrados. Gente bien que busca formas de vida alternativas frente a la tradición, pero también frente al presente. Nihilistas que declaman en francés el famoso final del rostro de arena que se borra en la playa, y miran al cielo mientras se construyen a sí mismos, siguiendo pretendidas tecnologías de la identidad y formas inéditas del cuidado de sí.

El Foucault que yo conozco ha leído muchos libros, no muy divulgados, y sostiene un esfuerzo por entender su sociedad y su tiempo. Es paciente, gris y meticuloso. A menudo creo ver errores de interpretación e incluso creo que padece ciertas ingenuidades. Me siento entonces un lector avanzado. Pero otras veces con lentitud y torpeza me ofrece nuevas perspectivas. Me siento entonces un lector agradecido. Foucault no ha logrado, me parece, configurar un sistema del mundo, una filosofía articulada con una luminosa precisión geométrica. Pero – pese a lo que se dice – no deja de intentarlo. Buena parte de su obra se ofrece como un yacimiento a explotar o, también, como ruinas a reconstruir. Foucault es un ensayista esforzado. Creo que hoy no podemos aspirar a más y, a este respecto, podemos verlo como un adelantado.

Hay buena parte de su trabajo publicado que no fue escrito, sino pronunciado. Sus cursos y conferencias tienen ese valor de yacimiento y de construcción inacabada, abandonada a medias. Me interesa ese perfil más que su obra de éxito y es a ese trabajador que busca alcanzar una erudición, que resultara bastante para la comprensión del estado presente del mundo, el que me resulta admirable.  Allí hay elementos de una actualidad intempestiva. En resumen, Michel Foucault se cuenta, para mí, entre los autores que deben leerse sin tener que recorrer sus obras completas, por la sencilla razón de que  éstas no existen.  Ahora bien, no porque haya profesado ese absurdo de un buscado pensamiento fragmentario.  Los valiosos elementos de su trabajo no pudieron ser sistemáticamente engarzados. Sólo el señor del sistema podría por ello despreciarlo. Los que, con poco éxito, nos esforzamos por construir un horizonte – unitario – señalando referentes en un paisaje cambiante, los ensayistas arruinados no podemos despreciar su esfuerzo inacabado.

No diré nada del gesto satisfecho de los que se envanecen de su impotencia y se declaran orgullosamente  débiles y fragmentarios. Hay que agradecerles, al menos, que nos hagan reír aunque ya es hora de que se retiren: lo poco gusta pero lo mucho cansa.

Anuncios

Etiquetado:, ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Críticos e hipercríticos. en A Día de Hoy.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: