Nihil sub sole novum

23 mayo, 2013 § Deja un comentario

Del extenso discurso de un curso añejo recojo notas  que cobran recurrente actualidad. Dejo aquí tan sólo una que, aunque poco dice sin tener presente el horizonte en el que se sitúa, puede despertar algún interés por conocer dicho horizonte. Como cada palabra del autor también este texto es problemático, sugestivo y, por tanto, ambiguo. Entiendo que el marco en que se dispone es, en última instancia, re-utilizable con una revisión tal que ni el autor mismo lo reconocería. Como ha predicado tanto la renuncia al autor y al texto a nadie importará que nos lo apropiemos  y programemos su  reconstrucción.  Quizás, alguna vez, lo hagamos.

“…con la aplicación de la clave económica tampoco se trata, esta vez, de posibilitar la comprensión de procesos sociales y hacerlos inteligibles; la intención es anclar y justificar una crítica política permanente de la acción del poder público en términos del juego de la oferta y la demanda, en términos de eficacia sobre los datos de ese juego, en términos del costo implicado por esa intervención del poder público en el campo del mercado. Se trata, en suma, de constituir con respecto a la gubernamentalidad ejercida en concreto, una crítica que no sea simplemente política o simplemente jurídica. Es una crítica mercantil, el cinismo de una crítica mercantil opuesta a la acción del poder público. Esto no es un mero proyecto en el aire o la idea de un teórico. En Estados Unidos presenciamos el ejercicio permanente de esa crítica que se desplegó sobre todo en una institución que, por lo demás, no estaba destinada a eso, pues se había creado antes del desarrollo de la escuela neoliberal, antes del desarrollo de la Escuela de Chicago. Es una institución que se llama American Enterprise Institution y que ahora tiene por función esencial evaluar en términos de costes y beneficios todas las actividades públicas, por ejemplo, esos famosos grandes programas sociales referidos a la educación, a la salud, a la segregación social, que la administración Kennedy y la administración Johnson implementaron durante el decenio 1960- 1970. Con ese tipo de crítica también se trata de calibrar la actividad de los numerosos organismos federales establecidos desde el New Deal y sobre todo desde el final de la Segunda Guerra Mundial, como, por ejemplo, la administración para los alimentos y la salud, la Federal Trade Comission etc. Por lo tanto, criticar de manera permanente, en la forma de lo que podríamos llamar un “positivismo económico”, la política gubernamental” 

Anuncios

Etiquetado:, ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Nihil sub sole novum en A Día de Hoy.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: