“Coaching” Ejecutivo-Organizativo

2 junio, 2013 § 4 comentarios

Creo que no hay cuestión antropológica más acuciante y fértil que la siguiente: ¿Por qué trabaja el hombre (moderno)?

Las técnicas del llamado coaching remiten a un entrenamiento que dice afianzar el liderazgo, facilitar la toma de decisiones, se supone que acertadas, promover el trabajo en equipo, la delegación y comunicación, la solución de conflictos y negociación … Cada vez más presentes, hasta hacerse imprescindibles, en la alta gestión empresarial se dirigen hoy a casi todos los terrenos de la vida.

En este campo la más rancia tradición filosófica tiene algo que decir y, recientemente, trabajos como el muy notable de P. Sloterdijk, Has de cambiar tu vida vuelven, de algún modo, sobre el tema. Ahora bien, la naturaleza y complejidad de la labor filosófica no se compadece bien con la perspectiva del entrenamiento ejecutivo-organizativo. De entrada su alcance es indudablemente mucho mayor que el de las citadas técnicas de gestión y su perspectiva no sólo trasciende, sino que invierte íntegramente, el enfoque empresarial.

Ahora bien, llegar a hacer valer estas palabras exige el conocimiento de la tradición filosófica y, especialmente, de la antropología filosófica, aunque también del triunfante discurso de los gestores y entrenadores. Desde la posición a la que se accedería desde ese conocimiento, resultaría sospechoso el fácil mimetismo de los que buscan explotar el “encuentro de la filosofía y el espíritu emprendedor”. Acaso porque esperábamos más de los eruditos y viejos conocedores de la tradición metafísica occidental. Es probable que esa atribución de conocimiento sea un error y no debiéramos esperar más de los profesores y expertos de la cosa filosófica, como no lo esperamos de nuestros politiquitos gobernantes.

Tampoco esperábamos más de algunos – de cuyos nombres no quiero acordarme – que aplican técnicas análogas desde hace tiempo a la educación pero también a la paternidad. Hoy educan el talento emprendedor. La cuestión es de enfoque y, consiguientemente, de horizonte. Ahora bien, que no quepa duda de que es necesaria la lectura de la reciente bibliografía relativa a la gestión empresarial. Me refiero, naturalmente, a las obras de éxito – dado que el éxito es su criterio de verdad – de los expertos en coaching, management , talento emprendedor, técnicas de liderazgo y el abundante resto de técnicas adecuadas a lo que – sin pudor – llaman “personas de alto potencial”.

Habrá que definir la notable inversión que se esconde en esas obras tras las constantes referencias a nombres y títulos de la tradición filosófica. Una tradición que, sin embargo, parece resultar obsoleta para los gestores de la cosa pública. Acaso, esta es la cuestión, esa obsolescencia se refiera al enfoque y al horizonte que sostuvo dicha tradición si es que, más allá de su enorme diversidad, cabe determinar un común punto de fuga. Ante la esbelta y saludable figura de la filosofía del futuro hará falta verdadera potencia filosófica acaso coexistiendo con la actitud heroica de un Diógenes de Sinope.

Anuncios

Etiquetado:, , ,

§ 4 respuestas a “Coaching” Ejecutivo-Organizativo

  • daniel dice:

    Supongo que la paradoja en tu formulación de la cuestión es voluntaria y, quizás, irónica. “¿por qué trabaja el hombre (moderno)? Paradoja porque en una gran parte de las “escuelas” de coaching la pregunta por el por qué está fuertemente desaconsejada (no se prohíbe nada en este ámbito tan emponzoñado de ideología). Por citar un ejemplo de un autor de reconocido prestigio en su país de origen (Francia), Alain Cardon: “La primera consecuencia práctica de una estrategia de coaching orientada hacia la búsqueda de soluciones es evitar preguntar “¿por qué?” a toda costa. Casi todas las veces que se hace esta pregunta, la respuesta que se obtiene es una exposición detallada de la vieja estructura de referencia que limita la agilidad mental del cliente o su transformación emocional”
    En gran parte de lo que se ha dado en llamar “coaching ejecutivo” se repite hasta el infinito: lo que importa son los planes de acción, la búsqueda de soluciones. Comprender el pasado es paralizante, no hay que retrasar la voluntad de actuar del cliente del coaching.
    Es esta actitud pragmática la que sirve a los que ejercen esta actividad para diferenciarse (emic) de los psicólogos.
    En fin, espero (bien sabes cómo) que puedas seguir trabajando sobre este tema que, efectivamente, me parece que suscita una enorme cantidades de problemas filosóficos de enorme relevancia, por su profundidad y por su relación con los “problemas de nuestro tiempo”.

    • Escoliasta dice:

      No lo conozco pero pronto trataré de informarme sobre el autor que mencionas (Alain Cardon), pero – como decía – encuentro que existe una contradicción que se presenta como una completa inversión entre las perspectivas y los horizontes de las técnicas de gestión, por una parte, y la filosofía tradicional por otra. Abordan la cuestión acerca del trabajo, así como la cuestión (distinta de la primera) de la optimización de sus rendimientos, según puntos de vista y objetivos inversos pero de distinta potencia y trascendencia. Creo que ahí radica la sutil diferencia que significa ese autor que me presentaste y que estoy leyendo despacio, me refiero a Reinhard K. Sprenger. Estoy leyendo “La rebelión del individuo”. Sprenger encarna esa contradicción y la lleva hasta donde puede, sin alcanzar a subvertir su enfoque técnico porque en caso de llevar al extremo dicha subversión – lo diré algo crípticamente – habría de salir de la empresa para ingresar en la academia.
      Te dejo un ejemplo. Según el “coaching” más prestigioso no hay que preguntar “¿por qué?” sino que orientándose al futuro,ha de partirse directamente de la búsqueda de una solución relativa al estado de cosas presente. La pregunta en cuestión remitiría – con importante pérdida de tiempo – a la “vieja estructura de referencia”. Yo diría que la pretensión de estas técnicas – como la de las pretendidas ciencias sociales – es ahistórica o anti-histórica (y de ahí su impotencia). Pues bien, Sprenger inicial el texto que tengo entre manos, con una compleja – por dialéctica -sentencia de Th. W. Adorno que dice: “Sólo dispone de futuro aquel que puede pensar el presente también como un presente distinto del que existe”. Las técnicas de gestión – como las ciencias sociales que tienen detrás – invierten la perspectiva y el objetivo de la vieja filosofía.
      Pero las cuestiones son muchas y de una enorme complejidad: ¿Qué estoy entendiendo por esa filosofía tradicional? ¿Cómo concebir la naturaleza y la génesis del nuevo enfoque científico-social del que el management es la técnica más acendrada?. Es imprescindible acudir a la historia para alcanzar alguna determinación del presente y también de un presente distinto del presente efectivo. Digamos que contra el positivismo fatalista solidario de las ciencias (naturales) del hombre. En fin, sigo leyendo a Sprenger con crítica atención. Me alegra mucho tener noticias tuyas: “à votre santé”

      • daniel dice:

        Este autor, como tantos que tienen prestigio profesional como formadores y conferenciantes en estos temas, resultan de insoportable lectura (en absoluto comparables a la lucidez, desinformada si quieres, de Sprenger). Este Alain, por ejemplo, tiene como fundamento teórico (si me permites el exceso) el “análisis transaccional”, batiburrillo que se presenta como psicoterapia inspirada en los trabajos de un psiquiatra de los años 50, Eric Berne, de estirpe psicoanalítica.
        De esos lodos vienen estos barros…. Ahora bien, como bien dices, mejor hundirse hasta el cuello en el lodazal para tratar de entenderlo que entretenerse con comentar traducciones. Y valga la tosca metáfora como homenaje al Parménides de Platón.
        Salud, amigo.

  • Escoliasta dice:

    Conozco a Eric Berne. Nada que comentar. Ya iré viendo cuando lea al tal A. Cardon. Sprenger es de sumo interés, sin duda, pese a que la raíz última de su posición sea – acaso por ello – muy problemática. En cuanto a lo soportable o insoportable de su lectura. Bueno, acaso sea un par de tardes, y – finalmente – no es tiempo perdido. Seguimos hablando, salud y un fuerte abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo “Coaching” Ejecutivo-Organizativo en A Día de Hoy.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: