Sibaritas y Lacedemonios

5 julio, 2014 § Deja un comentario

Se celebra estos días el llamado “Día del Orgullo Gay”. Yo – que soy de festejar – no encuentro motivo para semejante algarabía. Nadie discute, sin embargo, el fundamento de la celebración y se resuelve la dificultad señalando la riqueza que el festejo aporta a los comerciantes de la ciudad y, así está el mundo, para la ciudad misma.Sospecho que semejante justificación no bastará ni a los contrarios, ni a los partidarios del festejo que parece tener algún elemento de reivindicación, no sé si antropológica o política. Es cierto que la estética del evento no se corresponde con la acostumbrada en manifestaciones y protestas civiles como recuerda una tal Cristina Cifuentes, que ocupa el cargo de delegada del gobierno en la ciudad de Madrid. Que lo juzgue como quiera, la razón última – al parecer – que justifica su realización se encuentra en la riqueza que nos aporta. La riqueza netamente económica. ¿Es que no hay otra?

 “Los políticos antiguos hablaban sin cesar de costumbres y de virtud, los nuestros no hablan más que de comercio y de dinero… Valoran a los hombres como a rebaños de ganado. Según ellos, un hombre no vale para el Estado más que el consumo que hace. Así, un sibarita bien valdrá treinta lacedemonios” (Rousseau)

Anuncios

Etiquetado:,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Sibaritas y Lacedemonios en A Día de Hoy.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: