Silencio y Salvación

11 julio, 2014 § 3 comentarios

Tomando como pretexto el verano voy a dejar de aparecer en este lugar, dejaré pasar unos días de silencio. Al parecer el latín sileo, que suele derivarse de S, inicial de la interjección con que se pide silencio, también podría derivarse – apunta Gesenio – de las expresiones hebreas Saláh o Salaú que significan “ser salvo” o “estar seguro”.

Pues eso, que voy a ponerme a salvo manteniendo la boca callada. A salvo fundamentalmente de mí mismo. Cuando el asco llena la garganta y masticas diariamente una densa materia repugnante lo mejor es evitar cualquier expresión. La situación actual del pequeño mundo globalizado y especialmente de esta minúscula España, me llevan a silenciarme, en un gesto de prudencia en nombre de mi propia seguridad.

Espero poder tragar esa densa supuración para hablar nuevamente con voz humana en poco más de un mes. Aprovecho así la circunstancia de las vacaciones para tomarme un tiempo de mutismo y calma, hasta el próximo mes de agosto.

Anuncios

§ 3 respuestas a Silencio y Salvación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Silencio y Salvación en A Día de Hoy.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: