Ser moderno

2 noviembre, 2014 § Deja un comentario

La formación del gusto nuevo o moderno en España parece haber conocido una inflexión con la configuración del Estado liberal, todavía bajo la regencia inmediata a la muerte de Fernando VII, y a lo largo del reinado de Isabel II que culmina en 1868.

En 1795 trataría de lanzarse una de las primeras revistas de moda pero el intento fue abortado por la censura, como lo sería todavía casi diez años después un nuevo ensayo, en 1804. Pero tras la guerra será irresistible el ascenso de las ideas liberales, pese a que su asociación con los invasores  induce una vaga reacción contraria.

El liberalismo sociológico y el modernismo se afianzan tras la guerra y bajo el reinado del rey felón y se manifiestan con plena vigencia a partir de 1833, año de la inflexión que mencionaba.

Cadiz primero, pero luego con pujanza incomparable Madrid y Barcelona, acogen un nuevo tipo de publicaciones. Revistas orientadas a la educación del gusto por medio de relatos, por medio de lo que se llamarán “notas de sociedad”, por medio de comentarios de cultura relativos a estrenos teatrales o musicales y toda forma de manifestación artística.  Desde mediados de siglo dichas publicaciones atienden en sus nuevas secciones de “salón y moda” a los aspectos llamados “materiales” del estilo de vida. La materialidad misma de las revistas mejora sobremanera gracias a los nuevos procedimientos de impresión y, en especial, en lo tocante a las ilustraciones y la naciente publicidad.

Hacia el fin de siglo en esta España, se dice que poco europea, las revistas de moda dedican un amplio espacio a las novedades, con detalladas descripciones de los nuevos productos, incluyendo patrones de confección y una importante cantidad de anuncios.  Algunas de estas publicaciones aparecieron largo tiempo, signo de la difusión de la nueva cultura del consumo, aunque se limitaran entonces a áreas geográficas muy específicas y a muy determinados grupos sociales.

Las revistas se ajustan con exactitud a modelos ingleses y, sobre todo, franceses. Así la primera gran revista de moda en España – El Correo de las Damas. Periódico de Música, Amena Literatura, Teatros y Modas – que aparece por vez primera el 3 de junio de 1833 es una réplica de las francesas Petit Courrier des Dames (1821-1868) y Journal des Dames et des Modes (1797-1868) -. La revista en España copia el formato con atención precisa a las nuevas imágenes.

El discurso modernizador de este periodismo ilustrado busca la promoción de nuevas actitudes y maneras, la formación – en suma – del nuevo hombre que será, finalmente, el hombre moderno. En ellas se substancia, me temo, el grandilocuente discurso ilustrado, liberal, moderno. ¿No es el dandismo la esencia de la modernidad?.  Ángel Lavagna, fundador y editor del Correo de las Damas, escribió en el primer número.

“Los periódicos son un termómetro seguro del a prosperidad y educación de un pueblo. Felizmente ya podemos repetir esta verdad con orgullo, si atendemos a que en pocos meses hemos visto aparecer en nuestra patria, bajo la protección de nuestro benéfico gobierno, multitud de papeles públicos […] que rivalizan en el loable empeño de difundir las luces y propagar las sanas ideas fundamentales para el bienestar de la nación” (3.6.1833)

Tras la máscara de John Locke el atildado rostro de George B. Brummell.

_________________________

Tomo la información de: Cruz Valenciano, Jesús. El surgimiento de la cultura burguesa. Siglo XXI. Madrid.2014
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Ser moderno en A Día de Hoy.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: