Utilidad o Vitalidad.

25 enero, 2015 § Deja un comentario

Los hombres como nosotros, los modernos, cuya vida ha quedado desprendida de toda tensión vertical, de toda aspiración trascendente, sólo puede avanzar por sus días con el arduo esfuerzo de olvidar la ausencia que padecen, como un hueco en la médula de su constitución, para llegar al final de cada jornada olvidando que no han dado un paso hacia ninguna parte. Son simples navegantes en un infinito y homogéneo espacio no sólo vacío de Dios, sino también post-antropológico.  

Bastará un momento de calma, un leve descuido en la eficacia inquietante de su incesante actividad, una mínima brecha en su afán de utilidad, para recaer en la callada vitalidad que les forzará a ver la potencia real de su carencia. Muchos no toleran la conmoción y buscan modos inmediatos de diversión, de olvido o de descanso.

Por mi parte, esas recaídas son cada vez más frecuentes – casi constantes – y, aunque no he aprendido a medir la dimensión de esos profundos desasimientos, salgo de ellos – pese al daño – poderosamente fortalecido, confortado y más vivo.  En ocasiones me conmueve el tacto de mis manos que evocan de inmediato las frágiles manos de mi madre o, las poderosas de mi padre. Las contemplo como si me presentaran un rostro procedente del  mundo escondido de mi sangre.  Pero ha de ser la sangre de un vínculo espiritual porque veo allí también las manos de otros hombres que me dieron las suyas, regalándome su tiempo en cercana compañía.

Otras veces es el color oscurecido de las hojas de la hiedra en el invierno, el dulce tacto del sol tras el frío. Siempre, siempre el paisaje consanguíneo de mi infancia o mi juventud, o las cosas que fueron de mi abuelos o mis padres. Siempre el juego descuidado de mis hijos. Son constantes las ocasiones que me sacan del trajín cotidiano. Tantas que me hacen parecer una especie de visionario que o no quiere, o no puede, llevar al día la cuenta de sus tareas cotidianas.  Pero esto es signo de mi todavía muy limitada potencia.

No desisto de realizar mis útiles y necesarias tareas con el espíritu extasiado de un místico alucinado.  Entonces no dejaré de afanarme en las ocupaciones diarias y lo haré con una entrega que a muchos pudiera parecer digna de más elevados oficios, esa falsa impresión deriva de cierta ceguera que impide ver el Sentido que esconde fregar los suelos, podar la parra, hacer las camas o mirar el nivel del líquido anticongelante.  Cada gesto ordinario  se dotará  de una paciente tensión trascendente. Eso sería recobrar la fe. Tomaré – si así ha de ser – la figura de un hombre laborioso, adoptaré el gesto del hombre eficaz y seré capaz de afrontar lo necesario con una solvencia admirable, pero sólo será así si Dios quiere. Y, nada más útil, que ir agradeciendo lo que ya me ha sido dado.

Por todo ello empiezo a entender que determinadas formas modernas de ocupación y agitación premeditada, que indecentemente llamamos trabajo, orientadas a ensombrecer el elemento de realidad de la vida humana, son la expresión decantada del mal. En esa situación desoladora sólo podemos rogar que Dios nos ayude.

La gran depresión cotidiana.

18 enero, 2015 § Deja un comentario

El proceso es de muy larga duración pero hemos visto una notable inflexión en los años de nuestra vida. La transformación de la economía española, su inclinación al tercer sector, el ingreso en el “mundo libre” de mercados abundantes, animados por el crédito y la codicia planificada. Nos pusimos a correr, desatados, nos dimos aires de solvencia y se nos vino la vida encima: nos cerraron las tabernas, sustituidas por bares primero – todavía habitables – y más tarde por locales elegantes, finalmente estandarizados. Nos faltó tiempo entre las clases de inglés y el gimnasio para acudir a la parroquia a trasegar unos chatos. Y, por supuesto, hace ya mucho tiempo que – como dice M. Recalcati – rezar ya no es como respirar. La familia se reúne ante mesas sobre elaboradas, con maestros cocineros en cada casa, pero nos miramos en oblicuo porque nos han enseñado que la familia es el nido del mal, la fuente de nuestro desasosiego.

Habría que refundar la taberna, no se confunda esto con esas promociones de slow food, y recuperar la casa, mandando al infierno del que salieron los elementos de diseño y las puertas cerradas. Pero esa exigencia conservadora es ya radicalmente revolucionaria. Mientras tanto, habrá que seguir tomando nuestra píldora cotidiana.

Antidepresivos y tranquilizantes en España.

Houellebecq, Michel.

9 enero, 2015 § Deja un comentario

Lo leemos desde hace ya veinte años. Veíamos su ascenso social, su éxito editorial, que será ahora definitivo. Juzgamos magistral su “Las Particulas Elementales”. Luego fue el Goncourt. Parecía un autor consagrado, lejos ya de su obra de mayor importancia. Avejentado, aunque sólo fuera por exigencias del guión. Ahora, otra vez vuelve a primera línea, ha salido ¿huido? de París. Michel Houellebecq, mientras, Europa…

Houellebecq, Entrevista.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás viendo los archivos para enero, 2015 en A Día de Hoy.