Cerrado por ruina.

4 marzo, 2015 § Deja un comentario

Leo hoy la noticia de que se cierran dos librerías al día en España. Si te pasas por los medios de comunicación españoles, sorprende que existieran. Pero no hay que dejarse engañar por las rutilantes apariencias, bien gobernadas, con que nos sugestionan los medios. El mito español es el de un hombre cuya curiosa locura ultrasensata tiene como causa próxima la excesiva lectura, sus causas remotas – me parece – fueron otras. En España existen lectores absolutos o simples lectores con una capacidad inquisitiva y una curiosidad de alucinado. Tengo amigos cuya voracidad excede sus posibilidades no sólo económicas, sino su misma resistencia humana. A algunos es preciso defenderlos de los libros, yo mismo leo ya más de lo debido.

En efecto, mucho de lo que se lee merecería un juicio sumario y una pena inmediata. Mucho de lo que se publica y, desde luego, lo más costosamente editado… en fin, no diré más. De manera que, en principio, el cierre de dos librerías diarias podría no ser mala noticia y, sin embargo, lo es. Porque no se cierran las grandes distribuidoras, las librerías cósmicas que venden cantidades masivas de novelas extrañas, sobre todo traducciones de un inglés divulgado y espontáneo. Es mala noticia porque lo que se cierra son pequeños negocios, a menudo familiares y heredados, cuya misma dimensión esconde una verdadera independencia, es mala noticia fundamentalmente porque esas librerías pequeñas conservan el resto último de la vieja realidad. Libros que ya nadie editará porque jamás el mercado los demanda, páginas que serían hoy juzgadas criminales y no me refiero a textos oscuros de esos grupos llamados radicales. Me refiero a obras que fueron muy estimadas, pero que no se ajustan hoy a las coordenadas del orden, que se quiere definitivo, del presunto final de la historia. No es que resulten “políticamente incorrectas”, es que son absolutamente intempestivas o inactuales, verdaderamente subversivas de este orden mendaz y, en consecuencia, extremadamente veraces. Signo inalterable de la exacta realidad. Forman parte, por lo mismo, de la potencia reactiva capaz acaso de invertir este orden pervertido, de ordenar lo que está mal en el mundo, son quizás un anuncio de la posible renovación de todas las cosas, ecos del origen repetidos en mil gargantas muchas veces españolas. Se cierran por ruina librerías de las llamadas “de viejo”, buen nombre para una mención de honor, para un título nobiliario de esa nobleza estrafalaria. En su interior habitan todavía los restos de la vieja civilización, no por casualidad muy a menudo impresos en España.

 

 

Anuncios

Etiquetado:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Cerrado por ruina. en A Día de Hoy.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: