Unzeitgemässe Schriften

19 julio, 2015 § Deja un comentario

Muchos lo juzgarán simplemente anacrónico, no “intempestivo”. Pero no sé si ha de haber gran diferencia entre la verdad que remonta el tiempo y la verdad eterna. En cualquier caso encuentro en los escritos del catolicismo tradicional una capacidad de conmoción de todo prejuicio y consiguiente desarraigo del presente, que no se encuentra en los muy revolucionarios textos de movimientos y formaciones políticas presuntamente radicales, pero que no conmueven en absoluto las coordenadas de la concepción del mundo hoy vigente y nos instalan en un presente al que, personalmente, me es imposible acomodarme: Nolite conformari huic saeculo. Júzguenlo un trastorno psicológico mis amigos más afectos a ese radicalismo, pero noten que este juicio al que me someten es moderno, demasiado moderno, es decir: ajustado a las coordenadas del pensamiento hoy dominante, según las cuales puedo parecer enfermo, anormal o extraviado.

Hablemos de la que puede juzgarse fundamental idea-fuerza del orden moderno: Igualdad. El igualitarismo abstracto consiste, simplemente, en la consideración de los hombres en un plano indiferenciado, tomados al margen de su singularidad personal y, por tanto, vaciados. Frente a esa forma de ecualización indeterminada creo que puede buscarse una igualdad que no rechace sino que asuma las diferencias concretas entre todos y cada uno de los hombres, en cuanto personas singulares.  Se trata de una igualdad que no se deshaga de la identidad universal o personal de cada uno, sumergiéndolo en el agua regia de la igualdad abstracta que, además, deja intactas todavía y siempre las diferencias económico-técnicas, las cuales son ya meras diferencias abstractas o diferencias de clase, muy cerca del límite de la completa abstracción a la que apunta el socialismo. Esa igualdad capaz de conservar la más perfecta singularidad de las personas igualadas no puede pensarse en términos analíticos, porque incurriríamos en una simple contradicción. Pero es contradictoria por simple. La verdad es compleja: dialéctica. Nadie como el pensamiento tradicional cristiano ha sabido ejercitar la dialéctica. Sus “contradicciones” están servidas desde el principio en fórmulas clásicas: “el que sea mayor entre vosotros, hágase menor”, “servir a Dios es reinar”… y está inscrita del modo más firme en la figura del hombre-Dios. Por lo que toca a la esfera del trabajo y la cuestión social al que hoy se ha reducido la consideración de la igualdad, dejo un texto breve e intempestivo.

“Vocación es… una manifestación de la voluntad divina que llama al hombre a una determinada empresa y trabajo de por vida (vocación en sentido activo). Consecuentemente designa esta palabra la misma empresa y trabajo, esto es, aquello para lo que el hombre es llamado (vocación en sentido pasivo). Este “llamamiento” se manifiesta por lo común mediatamente y, precisando más, mediante las condiciones y circunstancias de la vida, mediante las aptitudes y, ante todo, mediante las inclinaciones. Mi puesto es aquel para el que tengo aptitud; lo que no está a mi alcance no es voluntad divina para mí; no tengo vocación para ello. Dentro de mis posibilidades puedo optar libremente. Donde puedo hacer algo que valga y sea útil, sirvo a Dios y al prójimo en mi vocación. Tal es el antiguo concepto católico que se remonta al apóstol Pablo, que envuelve en sagrada unción aún las ocupaciones mundanas y económicas, haciendo de ellas un oficio santo dado por Dios, es decir, para servicio del prójimo y de la colectividad. Es sorprendente que se sostenga la opinión de que el calvinismo ha descubierto el pensamiento de la vocación que estuvo vivo en la Edad Media y cuya reaparición habría de significar la salvación de nuestra época, dividida por el abismo del odio de clases” (O. von Nell-Breuning. S. J.)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Unzeitgemässe Schriften en A Día de Hoy.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: