Brindis

6 marzo, 2016 § Deja un comentario

Tengo el sentimiento inconmovible de vivir acosado. Cuando expreso esta certeza íntima ante amigos o conocidos, suelen reprocharme que – en tiempo de crisis generalizada – mi situación no sólo no es excepcional, sino que de serlo lo sería por benévola, en comparación con la media nacional. Entienden que mi dificultad es económica o social y no entienden – no quieren o pueden entender – que mi angustia no es sólo,  o no es principalmente, socioeconómica. Carezco, es del todo cierto, de habilidades sociales y llego a fin de mes con lo puesto. Pero esto es suficiente y nunca he echado de menos un vínculo comunicativo, porque siempre he tenido un amigo real en el que reconocerme. ¿A qué tanto quejarse?. Pero téngase en cuenta que ya no tenemos derecho a la melancolía, en la era del pensamiento positivo del terrible Dr. Seligman. Pues bien, se trata precisamente de esto, de una honda e inamovible negatividad que, además, se conjuga con una intensísima alegría de vivir. ¿Cómo explicar esta doble perspectiva a quienes pronto te reducirán a la bipolaridad patológica o al malditismo estético o a cualquier forma de ridícula pedantería?.

Es una dolorosa medianía en la profundidad de la comprensión metafísica, una rasa comunicación diaria, una ausencia de verdadera percepción de la fragorosa belleza de lo cotidiano. Me dirán que es un problema psiquiátrico, en suma, una vana y vanidosa sensación de singularidad, un recuerdo exacerbado de mi condición mortal… Pero el problema – que sólo un consejero excepcional podría tratar – tiene potencia para anular las mías. Y así voy tirando, sin dotes para la expresión artística, con una comprensión insuficiente de las condiciones históricas que me han arrojado a este lodazal, sin la fuerza en que afirmar mi realidad. No se asuste el Dr. Seligman y su soberbia positividad, no diré más que soy el negativo de un ente, carente de realidad. Sigan con su mundo de sonrisas preciosas y autosuficientes y disculpen mi tristeza elemental.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Brindis en A Día de Hoy.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: