Calderón. 1600-1681

27 diciembre, 2016 § Deja un comentario

A Calderón le toco vivir el principio de un declive interminable de España, que concluye sin acabar en esta sombra deformada a la que hoy le damos el mismo nombre. La esforzada voluntad por sostener una determinada concepción metapolítica del hombre se vino abajo, de modo definitivo, con las paces de Westfalia, en el 48. Leo un paso que resume la médula de esa concepción de modo incomparable, y hallo el texto en una obra breve de un magnífico historiador, consecuentemente olvidado. No hay más exacta y bella expresión de la idea de comunidad que alguna vez – atrevida ignorancia – pensé estar construyendo con mis minúsculas fuerzas.

Es Amor una pasión

del alma tan firme en ella,

que a duración de una estrella

se mide su duración.

Un carácter e impresión

fija, que lleva la palma

al tiempo, una dulce calma

que al alma suspensa tiene,

tan alma suya, que viene

a ser el alma del Alma.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Calderón. 1600-1681 en A Día de Hoy.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: